Recursos

MicroBlogging

4 esenciales en el liderazgo de voluntarios

 

 

Los equipos de voluntarios son fascinantes porque se integran por personas que han decidido donar lo más valioso que tienen: a ellas mismas. Este hecho determinará el tono del liderazgo a ejercer. No podemos trasladar las estrategias de liderazgo empresarial al liderazgo de voluntarios sin ajustarlas bajo la luz de algunos elementos clave que, por su sencillez, suelen dejarse de lado, comprometiendo el éxito de la misión que se persigue; entre ellos están:

 

1. La causa.

 

Es el motivo que une voluntades, una visión que demanda acción. Hay muchas personas que quieren ser parte de algo significativo y contribuir al bien común, también hay muchas causas justas y urgentes, pero pocos son los líderes capaces de comunicarlas de manera sencilla y de conectarlas con acciones concretas. Un bello ejemplo de lo que la fuerza voluntaria es capaz de lograr cuando sabe por qué y cómo actuar es la respuesta de la sociedad civil ante los desastres naturales.

 

2. Tu persona.

 

Una causa bien enunciada no produce nada hasta que es encarnada. Las personas querrán ser parte de tu equipo no sólo porque comparten tu visión, sino porque te ven avanzar hacia ella, confían en ti y quieren caminar contigo. Dos de los extremos más comunes (y nocivos) que observo en los líderes de voluntarios es el abandono y el egocentrismo. Antes de reclutar tu equipo, ten en mente una estrategia para invertir tiempo de calidad con él mientras le equipas gradualmente para que alcance madurez y autonomía. Te sorprenderá lo lejos que puede llegar la causa cuando abrazas tu responsabilidad por las personas y desechas el protagonismo.

 

3. La comunidad.

 

Ésta surge cuando un grupo de personas tienen cosas en común. Además de una causa y un líder, una comunidad saludable comparte límites, expectativas e información. Esto propicia un ambiente seguro y libre que fomenta el crecimiento de sus miembros. Cuando se comete el error de dar por hecho que todos conocen los límites, las expectativas y la información sin un previo consenso, se da lugar a malos entendidos, resentimientos y pleitos que podrían poner en riesgo la vida misma del equipo.

 

4. Los logros.

 

A todos nos gusta avanzar y ganar, los logros inyectan altas dosis de motivación y compromiso tanto al equipo como a otros voluntarios potenciales. Aunque no siempre podemos garantizar resultados exitosos, es importante contar con estrategias para aprender de las fallas y celebrar los logros de manera periódica. Algunos líderes consideran estas conversaciones como tiempo perdido, sobre todo si las cosas no están yendo bien. Pero un buen ejercicio de retroalimentación y auto-evaluación en equipo puede lograr mucho más que mil reproches.

 

Hay muchos otros elementos importantes, pero considero que estos cuatro conforman la estructura básica del liderazgo de voluntarios. En la medida que los reforcemos, nuestro equipo será capaz no sólo de sobrevivir, sino de crecer y dar buen fruto.

 

Anelena López Carmona

Diseño y Comunicación Visual UNAM, líder de adolescentes CDO.

 

Los contenidos publicados en blogs de www.trascendente.net son opiniones y aportaciones de cada autor, no necesariamente representan la opinión , creencias o valores de Trascendente.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Publicaciones recientes

06.07.2018

Please reload

Archive
Please reload

¡Sígueme!
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Oficinas 

Arizona, US

Mexico City