Recursos

MicroBlogging

Lecciones de un trabajo de verano en Disney

April 24, 2018

 

 

El primer día que llegué a mi lugar de trabajo en Walt Disney World, me sentía abrumada por mis emociones, sentía incertidumbre, felicidad y nervios al mismo tiempo. Era la primera vez que tendría un trabajo fuera de mi país, lo que implicaba que estaría en un ambiente desconocido, hablando en un idioma ajeno, y haciendo algo donde carecía de conocimientos sobre sus procesos. Afortunadamente mis compañeros de trabajo me guiaron paso a paso sobre cómo realizar las actividades fundamentales que se llevaban a cabo en aquellas locaciones donde precisaba laborar (trabajé en cuatro tiendas en el área de “merchandise”), esto fue una lección de solidaridad para mí, pues ellos sin conocerme, desde el día uno, me ayudaron en todo lo posible, y con mucha paciencia.

El trabajo en equipo era fundamental para lograr la satisfacción de los clientes; desde los encargados de lavar los platos hasta la persona responsable de cobrar. Me di cuenta de esto trabajando en una de las tiendas donde se vende confitería, dado que si las personas que limpiaban los utensilios de cocina no los tenían impecables y sanitizados en el momento indicado, la cocina se retrasaba en preparar los productos, lo que implicaba una falta de inventario, de manera que las ventas disminuían, y asimismo el servicio al cliente se veía afectado, puesto que había personas que iban por un producto en específico (como lo eran las piñas con chocolate), y habían esperado tanto tiempo en volver, esperando encontrar ese artículo en ese preciso momento, de forma que si no lo encontraban  se sentían decepcionados por la compañía, y es lo que se trataba de evitar a toda costa.

Otra lección importante para mí fue la de brindar un servicio al cliente que fuera “above and beyond”, lo que significa dar lo esperado y más de lo esperado por el cliente, lo que generaba una experiencia única e inolvidable para cada “guest” (visitante de Walt Disney World), y para el “cast member” (trabajador); ya que como empleado de esta compañía, se tiene la oportunidad de interactuar con muchos tipos de personas, de muchas nacionalidades, tradiciones, y con diferentes perspectivas. Disney ha creado una cultura en la que ir más allá para los clientes es algo natural, lo que provoca que los clientes emocionalmente comprometidos (“emotionally engaged”) suelan ser tres veces más propensos a recomendar un producto y a recomprarlo ellos mismos. Esto ha sido uno de los secretos para su éxito. Esto no sería posible si Disney no se interesara por sus empleados, por su crecimiento y su satisfacción, para que ellos den lo mejor de sí. Lo cual es importante en toda organización, debido a que los miembros de tu equipo son activo clave para lograr las metas que se tengan, y el poder generar un ambiente de armonía, donde se “sientan en casa”, se verá reflejado en su desempeño, y, por ende, en el de la empresa. En resumen, se debe mantener varios principios o valores clave, y trabajar arduamente para implementar esos conceptos todos los días para brindar un excelente servicio al cliente.

Esto me lleva a hablar sobre que, el ser líder no es algo que se consiga de la noche a la mañana, sino con pequeños esfuerzos diarios, los cuales no son difíciles de realizar, mas sí implica dejar nuestros malos hábitos atrás, dado que, si no estamos contentos con aquello que somos, nos será menos claro el cómo guiar a un grupo de personas hacia un mismo objetivo.

 

Asimismo, el ser líder implica mejorar nuestras habilidades de comunicación, porque la forma en que nos expresamos es esencial para poder transmitir aquello que verdaderamente creemos y/o pensamos, lo cual te facilitará generar relaciones interpersonales y conexiones, lo que propicia ampliar nuestro círculo. Además, nos permite influir de manera positiva en la vida de otros, así como aprender de ellos. Ser positivo es clave para ser feliz, y que los que nos rodean se sientan felices al estar cerca de nosotros.

 

Finalmente, lo que he aprendido en mi vida profesional es que las oportunidades existen (y son muchas), sin embargo, hay que buscarlas, ya que puede ser que un día te levantes con suerte (la casualidad de que un evento suceda) y te encuentres con que un amigo te va a recomendar para una posición, no obstante, uno no puede estar a la expectativa. Tenemos que hacer algo por cuenta propia, salir de nuestra zona de confort; además, el realizarlo nos hará sentir satisfacción personal, lo que nos empodera, motivándonos a continuar esmerándonos en nuestras labores diarias.

En pocas palabras, ir en busca del éxito es como hacer ejercicio, si realizas actividad física (esfuerzo) todos los días a la larga adquirirás condición física (experiencia), lo que te permitirá que te sea más sencillo el alcanzar eso que realmente deseas (logro). Es así que la constancia es un elemento esencial para, no sólo llegar a donde aspiras estar, sino disfrutar el camino, pues ciertamente verás un progreso, y no sentirás que estás malgastando tu tiempo y esmero, sino forjando tu presente y futuro.  

 

Karina Mariaud

Ingeniería en Negocios y Tecnologías de la Información, Tecnológico de Monterrey.  

Tetralingüe (Inglés, Francés, Alemán y Español) Apasionada por la diversidad y lo multicultural.

 


Los contenidos publicados en blogs de www.trascendente.net son opiniones y aportaciones de cada autor, no necesariamente representan la opinión , creencias o valores de Trascendente.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Publicaciones recientes

06.07.2018

Please reload

Archive
Please reload

¡Sígueme!
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Oficinas 

Arizona, US

Mexico City